martes, 2 de junio de 2020

Un collar de rubíes me demuestra que Dios existe.
No es que necesite evidencias.
Pero soy adicta a la puta belleza deslumbrante.
Diamantes, zafiros, rubíes, esmeraldas, topacios...

No hay comentarios: