viernes, 15 de mayo de 2020

90

Adonai, Tú has sido un refugio para nosotros en cada generación. Antes de que las montañas fueran hechas nacer, antes de que Tú crearás la tierra y el mundo - por siempre jamás Tú eres el Dios Todopoderoso. Tú reduces al hombre quebrantado , y dices: " Retornad, hijos del hombre". En efecto, un millar de años son ante Tus ojos como el día de ayer que ha pasado, como una vigilia de la noche.
La corriente de la vida es apenas como un sueño; por la mañana son cual hierba que brota nuevamente. Por la mañana florece y brota nuevamente; por la tarde se marchita y se seca.
Pues con Tú enojo somos consumidos, y con Tú ira somos destruidos. Tú has puesto nuevas iniquidades ante Ti, nuestros pecados ocultos ante la luz de Tú rostro. Pues todos los días se han desvanecido ante Tú ira; nosotros ocasionamos que nuestros años pasen como un sonido fugaz.
Los años de nuestra vida suman setenta, si con mucho vigor -ochenta. En su mayoría son sólo afán y futilidad; pasándose rápidamente y yéndose en un vuelo. ¿ Quién puede conocer la intensidad de Tu enojo? Tu ira es proporcional del temor de uno a Ti. Enséñanos, pues, a contar nuestros días, para que podamos contraer un corazón sabio. Aplácate; Adonai; ¿ hasta cuando( ha de durar Tú enojo)?
Ten piedad de Tus servidores. Sácianos por la mañana con Tu bondad, entonces cantaremos y nos regocijaremos todos nuestros días. Alégranos conforme los días que Tú nos has afligido, conforme los años que hemos visto la adversidad. Permite que Tu obra se revele a Tus Servidores, y Tu esplendor sobre sus hijos. Que tal deleite de Adonai nuestro Dios esté sobre nosotros, dispón para nosotros la labor de nuestras manos; confirma la labor de nuestras manos.

No hay comentarios: