lunes, 27 de abril de 2020

Ay que ver, Dios no se pasa el día pensando en esas cosas como infartos
o tubos de prensado. Es descojonante, pero tienes que apañártelas solo
la mayoría de las veces. y si te mueres. uno menos. yo por eso suelo
gastarme todo lo que tengo. no es culpa de Dios. es culpa mía, la mayoría
de las veces. y si no es mi culpa, peor.

No hay comentarios: