domingo, 5 de septiembre de 2010

un polvo mal echado

una vez me tiré a un chico muy pesado, una nochevieja, me siguío por unas discotecas y caí, él era más joven que yo. fueron dos polvos. dejé a un infiel y pésimo poetastro por él y sus dos polvos. dos mediocres polvos de una mediocre nochevieja. hoy se lo conté a alguien, por eso lo recuerdo. ese era uno de los días que estuve guapa de diez. son días. y no sabes cuales serán. ese chico no paro de mirarme. después se corrío en mi vientre. continuaba mirándome. después me gusto y después me arrepentí.

He sido sincera con todo el mundo menos contigo. y se supone,a tí justamente no te debía ocultar nada. pero es tan fuerte lo que siento que no me queda ni un rincón vacío de tí para empezar a olvidarte,
podría dejarlo pasar, no volver nunca a tus 4 paredes, recomenzar mi antigua vida, por triste no imposible. vos sois lo que yo anhelo, ante la imposibilidad ya no puedo y me vuelco...me lleno sin tenerte...como mi antigua vida me vacío...me he enamorado a muerte de vos...

No hay comentarios: